Ezpala

Ezker Abertzaleko Aldizkaria  Publicatión de la Izquierda Abertzale  Revue de la Gauche Basque

Erredakzio Kontseilua:

Inaki O'Shea,  Ana Basaldua,  Nekane Jurado,  Koldo Gorostiaga,  Henrriette Aire, Josu Iraeta,  Tonino Mendizabal,  Gexan Alfaro,  Peio Hegi,  Tomas Karrera, Ines Intxausti  Inaki Gil de San Vicente, Ixabel Etxebarria,  Paul Asensio

 

El mundo esta cambiando. La tan de moda «globalización», representa un crecimiento alarmante de la relación entre el dominio del mercado internacional y el control de la economía y sociedad mundial. Esta metamorfosis acrecienta el diseño marginador y dominante del capitalismo imperialista, imponiéndose como un «caballo apocalíptico» en casi todo el planeta la lógica irracional del mercado sobre las necesidades humanas. Esto sucede cuando el capitalismo responde cada vez menos a las necesidades sociales, cuando se presenta mas podrido y cuando se hace mas insoportable. Además, la alternativa que históricamente se le había enfrentado, «EI Socialismo real», se ha disuelto totalmente como si se tratara de un Castillo de azúcar edificado sobre el agua.

Alarmante es también, el cambio dado en los países industrializados durante los últimos 20 años. Es mas aun, también ha variado el paradigma del desarrollo. Nos encontramos ante la caída del modelo fordista que marco el desarrollo de estas sociedades tras la segunda guerra mundial. Al mismo tiempo, la aplicación de los cambios tecnológicos fruto de la revolución de la microelectrónica ha multiplicado el desempleo estructural. Es el retorno del capitalismo salvaje, que hace crecer cada vez mas la miseria en el mundo. Y en nuestro entorno, formando parte del diseño imperialista de Occidente, comienza a asentarse la Europa monetaria diseñada en Maastricht, concretándose en la explotación de las naciones sin estado, la marginación social y la represión contra la disidencia.

En esta Euskal Herria dividida en tres, la sociedad vasca ha tocado fondo. El discurso oficial cifra en un 24% la tasa de desempleados. Sufrimos el «privilegio» de soportar el mayor índice de desempleo juvenil (mas del 50%), y el menor crecimiento demográfico del mundo, mientras el 80% de las mujeres siguen desempleadas o condenadas a las tareas domesticas, y se contabilizan en 30.000 las familias que sobreviven sin recurso alguno. La juventud y el resto de sectores sociales que deben garantizar el futuro de Euskal Herria sufre el paro, la precarización y la marginación social. Y esto solo representa la punta de un iceberg social que esconde lo mas grave; la miseria, la falta de autoestima, la humillación, la marginación y... la insolidaridad.

El desarrollo de nuestro pueblo será democrático y social o no se dará. La construcción nacional pondrá al alcance de la sociedad vasca recursos y mecanismos, o no ocurrirá. Nuestro proyecto político se llevará a cabo teniendo como base al ser humano, o no fructificara. Nuestra libertad basara su futuro en la igualdad y en los derechos sociales para todas y todos o no tendrá futuro.

Para responder a estos retos hemos de adecuar nuestra ideología, estrategia y teoría. Y lo debemos hacer de raíz, actualizando y redefiniendo los conceptos, imágenes y análisis relacionados con el trabajo, desarrollo, internacionalismo y explotación.

He aquí un nuevo número de Ezpala, que nace con la vocación de ser un instrumento para alcanzar los retos antes citados

 

André Gorz. «REDUCIR EL TIEMPO DE TRABAJO SUPONE GANAR MENOS, PERO TAMBIÉN VIVIR MEJOR»

 

Nekane Jurado

 

Al buscar en una enciclopedia el nombre de André Gorz, podemos leer: "Gerard Horst, llamado André Gorz, filósofo austriaco nacionalizado francés, nace en Viena en 1923, sus estudios se centran en el conocimiento de la condición humana, partiendo del existencialismo y del marxismo".

Nosotros podemos añadir que este gran humanista de 73 anos, sociólogo y periodista francés es colaborador habitual de Les Temps Modernes y Le Nouvel Obsrvateur. Es uno de los pensadores mas sugerentes a la hora de analizar la perspectiva del socialismo posible en una sociedad cambiante y tal vez sea el último teórico de análisis marxista de nuestro siglo. En todas sus obras el análisis económico es solo una parte ya que el centra su atención sobre todo y ante todo en el individuo en toda la extensión de su existencia. El individuo dentro de una cultura, un pueblo y una Utopía, entendiendo como tal "la visión de futuro por la que una civilización determina sus proyectos, en la que funda sus fines ideales y sus esperanzas". Entre sus obras principales encontramos: "El socialismo difícil, "Reforma y evolución", "Adiós al proletariado", "Ecología y político", "Crítica de la división social del trabajo" y, por último, "Metamorfosis del trabajo: cuestión de sentido" que sin duda supone una gran contribución para quienes aún creemos que es posible una nueva organización socioeconómica, sin avergonzarnos de tomar el análisis marxista como un instrumento relevante. La importancia de su pensamiento fue posiblemente lo que llevo a Ramón Jauregui a presentar en video las opiniones de Gorz durante el debate sobre el Reparto del Trabajo que tuvo lugar durante las jornadas celebradas en Donostia en junio de este ano. Y lo hizo pese a que la intelectualidad dominante huya de sus teorías como de la peste. A continuación recogemos las opiniones que Gorz ofreció durante aquel evento.

 

La prospectiva del tiempo de trabajo, ¿cómo es su visión a largo plazo?

Según aquellos que nosotros llamamos los tecnólogos y que representan una fracción importante de los dirigentes, de los responsables de la OCDE, en 1992 la mitad de los portavoces de la OCDE opinaban que la industria, durante la primera y segunda década del próximo siglo, tan solo proporcionaría empleo a un 2% de la población activa.

Hace poco la Federación de los Trabajadores del Sector Metalúrgico con sede en Ginebra llegó a la siguiente conclusión: dentro de unos diez o veinte años toda la demanda mundial de productos podría verse satisfecha con tan solo un 2% de la población activa.

Los cambios tecnológicos no se han producido únicamente en el sector industrial. Durante mucho tiempo se creyó que el sector servicios iba a crear empleos para la mano de obra procedente del sector industrial tal y como ocurrió cuando el sector industrial acogió la mano de obra procedente del sector agrícola. Pero hoy en día sabemos que esto no es así. El aumento de la productividad que llegó a alcanzar un 12% por año en la industria del automóvil, ha pasado al sector terciario.

Con eso quiero decir que se ha producido una importante reducción de empleos en el sector administrativo. Para darles una idea, en Estados Unidos debido a Internet se prevé una supresión de 152.000 puestos de bibliotecario. La informatización y la automatización, sin contar con los dictáfonos, del trabajo de oficina va a provocar el despido de 4 millones de secretarias. Me estoy refiriendo a los EEUU. Pero lo que ocurre en los EEUU también ocurre en otros lugares del mundo. Sabemos que en los bancos y en las compañías aseguradoras la precarización de la mano de obra es masiva. En la actualidad en Europa en los bancos y las aseguradoras sobra un tercio de la plantilla. Y eso no es todo. Por ejemplo la gestión informática en las compañías aseguradoras de los contratos ha dejado paso a una serie de programas informáticos que pueden ser utilizados por una o dos personas, y lo mismo ocurre con los dictáfonos, con todo el trabajo de secretariado.

Me gustaría que la reducción del tiempo de trabajo sirva de palanca para la abolición de este sistema económico pero quizá esto no sea mas que una mera palanca que necesita un proyecto político solido y unas acciones a favor de dicho proyecto político. Lo que contiene el germen de la abolición de la economía capitalista, es el hecho de que la producción que valoriza al capital ya no distribuye salarios, eso es lo que contiene el germen y de hecho es lo que escribió Marx: cuando el trabajo no es mas que un elemento prácticamente marginal como fuerza productiva, cuando la principal fuerza productora es la maquina y cuando existe una enorme desproporción entre el escaso trabajo efectuado por los seres humanos y la enorme riqueza generada por la maquina, entonces el valor de intercambio producido se desmorona y la economía ha de cambiar de base y convertirse en una producción de valor o de uso.

Ya no se produce en aras del beneficio porque nadie puede pagar la mercancía producida puesto que el producto es sobre todo beneficio y ya no se distribuyen salarios, tan solo se puede producir en función de la utilidad del valor intrínseco de las cosas que deseamos ver producidas.

Pero el carácter automático de este desmoronamiento no esta en ningún caso garantizado, puesto que si nos acercamos a esta situación en la que ya no hay compradores para las mercancías producidas, pueden estar seguros de que la creación de monedas se basara en otros criterios y que vamos a solventar la demanda que la industria necesita para vender sus productos. Existe otro aspecto. Si las actividades humanas creadoras de valores de uso se desarrollan durante el tiempo libre que resulta de la contracción del volumen de trabajo asalariado que necesita el capital ¿acaso no estaremos generando una nueva sociedad que precisamente se basa en la producción del valor de uso y no en la producción de beneficio? Idealmente si, en la practica, no creo, puesto que el trabajo voluntario, el trabajo cooperativo, la autoproducción, la solidaridad, las asociaciones de ayuda, lo que Jeremy Rifkind describió como el tercer sector, funcionan también como pararrayos.

Es decir, todas estas personas expulsadas de la sociedad salarial, a la que esta sociedad no les pide nada, se dan cuenta de ello y producen su propia supervivencia al margen del sistema. aunque esto también evita que el sistema estalle, se desmorone y que sea necesario cambiar de base. Existe una función de subsidiaridad del trabajo voluntario. Lo ideal seria que las grandes empresas, que las empresas capitalistas acaben convirtiéndose en subsidiarias con respecto a la autoproducción cooperativa, solidaria, mutualizada y a los intercambios de bienes y servicios. Caminamos hacia una producción cooperativa, social, en la que el tercer sector acabe convirtiéndose en subsidiario con respecto al rechazo del capital, en la que el Estado de Bienestar siga ofreciendo una cobertura social, unos servicios sociales..., etc.

 

¿Cual es su visión macroeconómica del empleo y del tiempo de trabajo?

También conviene precisar que la tecnología no lo es todo. El volumen de empleo y mas en concreto el volumen de trabajo en el mundo capitalista desarrollado no ha dejado de contraerse. Por ejemplo, en el caso de Alemania se ha triplicado la producción en un periodo de 30 años y se ha reducido el volumen de trabajo en un 30%. Pero esta evolución divergente entre el volumen de producción y el volumen de trabajo no ha provocado hasta 1990 el mismo desempleo que el que existe en la actualidad, porque Alemania era uno de los pocos países en los que el tiempo de trabajo se había ido reduciendo a la par de la producción y donde un volumen de trabajo decreciente se había ido repartiendo entre un número creciente de personas activas, y este no ha sido el caso de Francia.

"NO PODEMOS DECIR QUE LA TECNOLOGÍA ELIMINA PUESTOS DE TRABAJO SINO QUE AHORRA TIEMPO DE TRABAJO. ES EL HOMBRE POLÍTICO EL QUE REPARTE EL TIEMPO DE TRABAJO ENTRE LA POBLACIÓN ACTIVA Y POR LO TANTO HEMOS DE SABER CUAL ES LA RELACIÓN ENTRE LOS LIDERES POLÍTICOS Y LOS ECONOMISTAS. ESTA RELACIÓN SE HA VISTO CONSIDERABLEMENTE PERTURBADA POR LA DISOCIACIÓN DE AMBOS.".

Pero, como pueden ver, no podemos decir que la tecnología elimina puestos de trabajo sino que ahorra tiempo de trabajo. Es el hombre político el que reparte el tiempo de trabajo entre la población activa y por lo tanto hemos de saber cual es la relación entre los lideres políticos y los economistas. Esta relación se ha visto considerablemente perturbada por la disociación de ambos. Hasta ahora contábamos con economías nacionales o continentales integradas por estados o federaciones de estados soberanos que ejercían un control político sobre el ámbito económico y este poder de lo político sobre lo económico ha sido abolido de un modo sistemático y deliberado por lo que llamamos la mundialización.

Esta mundialización no es un fenómeno natural sino que ha sido impuesta por las empresas transnacionales. Existen 37.000 en el mundo entero. Estas poseen filiales en numerosos países, pero también hay que decir que de estas 37.000 empresas transnacionales, la mitad de los activos están en manos de 370 empresas y que estas controlan aproximadamente un 30% de los intercambios mundiales. Esto quiere decir que en la practica tenemos 370 concentraciones de capital muy importantes que en la actualidad dictan, en el mundo entero, las relaciones entre las economías y los estados.

A raíz de esto hemos conseguido que las leyes de mercado gocen de un mayor control y puedan integrarse a nivel social y político durante el periodo que va desde 1945 a 1975. Pero a partir de 1975 se ha producido la revuelta del capital internacional contra el poder estatal y contra el Estado de Bienestar. Si se consulta a la Organización Internacional del Trabajo, con sede en Ginebra, que depende de la ONU y que efectúa estadísticas a nivel mundial y se le consulta sobre los índices de paro real en los diferentes países industrializados, responderá que las estadísticas publicadas por los gobiernos no son comparables con las suyas. Y si a la hora de efectuar dichas estadísticas se tuviera en cuenta los siete parámetros que definen el paro, la diferencia entre el índice de paro europeo, japonés y americano seria muy pequeña. Por ejemplo, en Japón el índice de paro real es tres veces mayor que los datos declarados por el gobierno, es decir de un 9% a un 10% en vez de un 3%. Y en los EEUU el paro real es subestimado en aproximadamente un tercio por lo menos.

"HASTA AHORA CONTÁBAMOS CON ECONOMÍAS NACIONALES O CONTINENTALES INTEGRADAS POR ESTADOS O FEDERACIONES DE ESTADOS SOBERANOS QUE EJERCÍAN UN CONTROL POLÍTICO SOBRE EL ÁMBITO ECONÓMICO Y ESTE PODER DE LO POLÍTICO SOBRE LO ECONÓMICO HA SIDO ABOLIDO DE UN MODO SISTEMÁTICO Y DELIBERADO POR LO QUE LLAMAMOS LA MUNDIALIZACIÓN".

Y si a esto le añadimos un 5% o un 6% de parados oficialmente censados, aquellos que han renunciado a la búsqueda de un empleo porque no tienen ninguna posibilidad de conseguirlo, aquellos o aquellas que trabajan a tiempo parcial contra su voluntad, aquellos o aquellas que efectúan un trabajo no cualificado a pesar de contar con una cualificación profesional, alcanzamos un 40% de la población activa.

Según las estadísticas americanas, de los 10 o 20 millones de empleos creados en los últimos diez o veinte anos, entre un 40% o un 45% de los empleos creados corresponden al sector de la hostelería, los servicios de limpieza, la seguridad y a los trabajos no cualificados. En los EEUU existe una escasez de mano de obra cualificada lo que supone que aquellas personas que encuentran un trabajo cualificado tienen un salario muy superior al de los demás o al menos su salario no ha disminuido como el de los trabajos no cualificados.

En Europa la situación es completamente diferente. Existe un excedente de mano de obra cualificada. Hoy en día, tanto en Alemania como en Francia, hay un millón de parados que poseen una cualificación profesional y/o título universitario. En Alemania hay un millón de obreros altamente cualificados como, por ejemplo, electromecánicos, mecánicos de mantenimiento, etc. Un tercio de los jóvenes con algún tipo de título trabajan como obreros no cualificados, al igual que el 15% de los jóvenes que poseen un título universitario

 

 

 

Ver el documento completo   


Autores internacionales