Programa de la Liga Spartakus y otros escrito de Rosa Luxemburg

 

"La tensión que se desarrolló en el Congreso entre la sabiduría sobria de los líderes y la impaciencia revolucionaria de los elementos más jóvenes fue disminuida inmediatamente como Rosa Luxemburgo se dirigió al Congreso sobre el programa del partido. Los delegados habían observado con ansiedad lo que era necesario un gran esfuerzo de voluntad antes de que su cuerpo exhausto podría triunfar sobre los efectos de largo encarcelamiento, emoción incesante, tensión nerviosa, y enfermedad grave, pero apenas había empezado a hablar de la inspiración funcionó de maravilla y se fue de repente en sus buenos tiempos. Toda su debilidad física se apartó de ella, todos le devolvió la energía, y, por última vez, su temperamento apasionado y brillante oratoria a cabo su público embelesado: convencer, mesa de ping agarre, revolviendo, e inspirador. Fue una experiencia inolvidable para todos los que estaban presentes. "[16 días los después Rosa Luxemburgo sería ejecutado.]

Paul Frolich, participante en el Congreso

 

 

Camaradas: Nuestra tarea hoy es discutir y adoptar un programa. Al llevar a cabo esta tarea no se accionan exclusivamente por la consideración de que ayer fundamos un nuevo partido y que un nuevo partido debe formular un programa. Grandes movimientos históricos han sido las causas determinantes de las deliberaciones de hoy. Ha llegado el momento en que todo el programa socialista del proletariado tiene que ser establecida sobre una nueva base. Nos encontramos ante una situación similar a la que se enfrentó por Marx y Engels cuando escribieron el Manifiesto Comunista hace setenta años. Como todos saben, el Manifiesto Comunista trató con el socialismo, con la realización de los objetivos del socialismo, como la tarea inmediata de la revolución proletaria. Esta fue la idea representada por Marx y Engels en la revolución de 1848 ; Fue así, del mismo modo, que concibió el fundamento de la acción proletaria en el campo internacional. En común con todos los espíritus destacadas del movimiento obrero, tanto Marx como Engels entonces creían que la introducción inmediata del socialismo estaba a la mano. Todo lo que era necesario era para llevar a cabo una revolución política, para tomar el poder político del Estado, y el socialismo luego transmitirla inmediatamente del reino del pensamiento al reino de la carne y la sangre. Posteriormente, como es sabido, Marx y Engels realizaron una profunda revisión de esta perspectiva. En el prefacio conjunto a la reedición del Manifiesto Comunista en el año 1872, nos encontramos con el siguiente pasaje:

"No se concede importancia exclusiva a las medidas revolucionarias enumeradas al final de la Sección Segunda. Este pasaje tendría que, en muchos aspectos, redactadas de manera diferente hoy en día. A la vista de los pasos agigantados de la industria moderna durante los últimos veinticinco años y de la organización mejorada y ampliada de acompañamiento de la clase obrera, a la vista de la experiencia práctica adquirida, por primera vez en la revolución de febrero, y luego, todavía más, en la Comuna de París , donde el proletariado por primera vez estuvo en el poder político durante dos meses enteros, este programa tiene en ella algunos detalles que se han vuelto obsoletos. Una cosa fue especialmente La Comuna ha demostrado, a saber: que la "clase obrera no puede simplemente tomar posesión de la máquina estatal existente y ponerla en marcha para sus propios fines '".

¿Cuál es el tenor literal del pasaje de este modo declarados fuera de fecha? Se ejecuta como sigue:

"El proletariado se valdrá de su dominación política: para ir arrancando gradualmente, todo el capital a la burguesía; para centralizar todos los instrumentos de producción en manos del Estado, es decir, del proletariado organizado como clase dominante; y para aumentar el total de las fuerzas productivas lo más rápidamente posible.

"Por supuesto, en un principio, esto no puede llevarse a cabo más que por una violación despótica del derecho de propiedad, y de las condiciones de la producción burguesa; por las medidas, por lo tanto, que parecen económicamente insuficientes e insostenibles, pero que, en el curso del movimiento, dejan atrás a sí mismos, necesarios posteriores incursiones en el viejo orden social, y son inevitables como medio para transformar radicalmente todo el modo de producción.

"Las medidas serán, por supuesto, ser diferente en diferentes países.

"Sin embargo, en los países más avanzados, lo siguiente será aplicable en general bastante:

"1. Abolición de la propiedad territorial y empleo de todas las rentas de la tierra a fines públicos. 

2. Un pesado progresivo o graduado impuesto sobre la renta. 

3. La abolición del derecho de herencia. 

4. Confiscación de la propiedad de todos los emigrados y rebeldes. 

5. Centralización del crédito en manos del Estado, por medio de un Banco nacional con capital del Estado y monopolio exclusivo. 

6. La centralización de los medios de comunicación y transporte en las manos del Estado. 

7. Extensión de las fábricas y de los instrumentos de producción en manos del Estado: la puesta en cultivo de tierras baldías, y la mejora de la tierra en general, de acuerdo con un plan concertado. 

8. Igualdad obligación de trabajar para todos. Organización de ejércitos industriales, especialmente para la agricultura. 

9. Coordinación de la agricultura con las industrias de fabricación: supresión gradual de la distinción entre la ciudad y el campo, por una distribución más ecuánime de la población en las zonas rurales. 

10. Educación gratuita para todos los niños de las escuelas públicas. Abolición del trabajo de la fábrica de los niños en su forma actual. La combinación de la educación con la producción material, etc., etc. "

 

Con algunas pequeñas variantes, éstas, como es sabido, son las tareas que nos enfrentamos en la actualidad. Es por estas medidas que tendremos que realizar el socialismo. Entre el día en que se formuló el programa anterior, y la hora presente, se han intervenido setenta años de desarrollo capitalista, y el proceso de evolución histórica nos ha traído de vuelta al punto de vista que Marx y Engels habían abandonado en 1872 como errónea. En ese momento no eran excelentes razones para creer que sus puntos de vista anteriores se habían equivocado. La evolución ulterior del capital ha, sin embargo, como resultado de esto, que lo que era el error en 1872 se ha convertido en verdad hoy en día, por lo que es nuestro objetivo inmediato para cumplir con lo que Marx y Engels pensaron que tendrían que cumplir en el año 1848. Sin embargo, entre las ese punto de desarrollo, que a partir del año 1848, y nuestros propios puntos de vista y nuestra tarea inmediata, no se encuentra toda la evolución, no sólo del capitalismo, sino que además del movimiento obrero socialista. Por encima de todo, se han intervenido las circunstancias mencionadas en Alemania como el país líder del proletariado moderno.

Esta evolución clase obrera ha tomado una forma peculiar. Cuando, después de las desilusiones de 1848, Marx y Engels habían renunciado a la idea de que el proletariado podía darse cuenta de inmediato el socialismo, vino a la existencia en todos los países los partidos socialistas inspiraron con objetivos muy diferentes. El objetivo inmediato de estos partidos fue declarado ser el trabajo de detalle, la lucha diaria insignificante en los campos político e industriales. De este modo, poco a poco, se formaron ejércitos proletarios, y estos ejércitos estarían dispuestos a realizar el socialismo cuando el desarrollo capitalista había madurado. El programa socialista Así se estableció sobre una base totalmente diferente, y en Alemania el cambio tomó una forma típica peculiarmente. Hasta el colapso de 4 de agosto, 1914 , la socialdemocracia alemana tomó su posición sobre el programa de Erfurt , y mediante este programa los llamados objetivos mínimos inmediatos se coloca en el primer plano, mientras que el socialismo no era más que una estrella guía distante.

Mucho más importante, sin embargo, que lo que está escrito en un programa es la manera en que ese programa se interpreta en acción. Desde este punto de vista, una gran importancia debe estar unido a uno de los documentos históricos del movimiento obrero alemán: el prefacio escrito por Federico Engels para el 1895 la reedición del de Marx Las luchas de clases en Francia. [1] No es meramente en razones históricas que entrar de nuevo a esta pregunta. El asunto es de extrema actualidad. Se ha convertido en nuestro deber urgente hoy para sustituir a nuestro programa sobre el fundamento puesto por Marx y Engels en 1848. En vista de los cambios efectuados desde entonces por el proceso histórico de desarrollo, que corresponde a nosotros para llevar a cabo una revisión deliberada de las vistas que guió a la socialdemocracia alemana hasta el colapso del 4 de agosto. Tras una revisión de esta índole que se dedican oficialmente hoy.

¿Cómo Engels contempla la cuestión en ese célebre prefacio de las luchas de clases en Francia, compuesta por él en 1895, doce años después de la muerte de Marx? En primer lugar, mirando hacia atrás en el año 1848, se demostró que la creencia de que la revolución socialista era inminente había quedado obsoleta. Continuó como sigue:

"La historia ha demostrado que todos estábamos equivocados en la celebración de tal creencia. Se ha demostrado que el estado de la evolución económica en el continente era entonces lejos de ser maduro para la supresión de la producción capitalista. Esto ha sido demostrado por la revolución económica que desde 1848 ha tenido lugar en todo el continente. La gran industria ha establecido en Francia, Austria-Hungría, Polonia y, en los últimos tiempos, Rusia. Alemania se ha convertido en un país de fabricación de la primera fila. Todos estos cambios han tenido lugar sobre una base capitalista, una fundación que en el año 1848 todavía tenía que someterse a una enorme extensión”.

Después de resumir los cambios que se habían ocurridos en el período intermedio, Engels se volvió a considerar las tareas inmediatas del Partido Socialdemócrata Alemán.

"Como Marx había predicho (escribió), la guerra de 1870-71 y la caída de la Comuna desplazaron el centro de gravedad del movimiento obrero europeo de Francia a Alemania. Muchos años tenían, naturalmente, que debe transcurrir antes de que Francia podría recuperarse de la sangría de mayo de 1871 En Alemania, por otro lado, en la atmósfera de invernadero producida por la afluencia de los billones franceses, la industria se desarrollaba a pasos agigantados. Aún más rápido y más duradero fue el crecimiento de la socialdemocracia. Gracias al acuerdo en virtud del cual los trabajadores alemanes han sido capaces de hacer uso del sufragio universal (masculino) introducido en 1866, el crecimiento asombroso del partido [después de las leyes antisocialistas fueron derogadas] Se ha demostrado que toda la mundo con el testimonio de figuras cuyo significado nadie puede negar”.

Acto seguido, seguido de la famosa enumeración, que muestra el crecimiento de los votos del partido en una elección tras otra hasta que las cifras se hincharon a millones. A partir de este progreso Engels señaló a la siguiente conclusión:

"El empleo exitoso de la votación parlamentaria implicaba la aceptación de una nueva táctica por el proletariado y este nuevo método ha experimentado un rápido desarrollo. Se ha dado cuenta de que las instituciones políticas en las que se incorpora el dominio de la burguesía ofrecen un punto de apoyo mediante el cual el proletariado puede trabajar por el exceso de tiro de estas mismas instituciones políticas. Los socialdemócratas han participado en las elecciones a las distintas dietas, a los consejos municipales y los tribunales industriales. Dondequiera que el proletariado podría asegurar una voz efectiva la ocupación de estos reductos electorales por la burguesía ha sido controvertida. En consecuencia, la burguesía y el gobierno se han vuelto mucho más alarmado en la constitucional que en las actividades inconstitucionales de los trabajadores, temiendo los resultados de las elecciones mucho más de lo que temen los resultados de la rebelión”

Engels añade una crítica detallada de la ilusión de que bajo condiciones capitalistas modernas el proletariado posiblemente puede esperar para llevar a cabo cualquier cosa por la revolución por la lucha callejera. Me parece, sin embargo, que en la actualidad nos encontramos en medio de una revolución, una revolución que se caracteriza por la lucha callejera y todo lo que implica, que es hora de sacudirnos libre de los puntos de vista que han guiado la política oficial del alemán socialdemocracia hasta nuestros días, de los puntos de vista que comparten la responsabilidad de lo sucedido el 4 de agosto de 1914. (Escuchad)

No quiero dar a entender que, a causa de estas expresiones, Engels debe compartir la responsabilidad personal de todo el curso de la evolución socialista en Alemania. Simplemente llamar su atención sobre una de las piezas clásicas de la evidencia de las opiniones que prevalecen en la socialdemocracia alemana —opiniones que resultaron fatal para el movimiento. En este prefacio Engels demostró, como un experto en la ciencia militar, que era una pura ilusión de creer que los trabajadores podrían, en el estado actual de la técnica militar y de la industria, y en vista de las características de las grandes ciudades de hoy en día, llevar con éxito una revolución por la lucha callejera. Dos importantes conclusiones fueron extraídas de este razonamiento. 

En primer lugar, la lucha parlamentaria se contrapone a la acción directa revolucionaria del proletariado, y la primera fue indicada como la única manera práctica de llevar a cabo la lucha de clases. El parlamentarismo, y nada más que el parlamentarismo, fue la consecuencia lógica de esta crítica.

En segundo lugar, toda la maquinaria militar, precisamente la organización más poderosa del estado de la clase, toda la masa de proletarios en uniforme militar, se declaró, de manera notable, a priori, como inmune y absolutamente inaccessible a la influencia socialista. Cuando el Prefacio de Engels declara que, debido al desarrollo moderno de los ejércitos gigantescos, es positivamente una locura suponer que los proletarios nunca pueden levantarse contra soldados armados con ametralladoras y equipados con todos los otros dispositivos técnicos más recientes, la afirmación se basa, evidentemente, en el supuesto de que cualquier persona que se convierte en un soldado se convierte de esta manera una vez por todas uno de los puntales de la clase dominante.

Sería absolutamente incomprensible, a la luz de la experiencia contemporánea, por lo que señaló un líder como Engels pudo haber cometido un error como si no supiéramos las circunstancias en las que se compone este documento histórico. Para el crédito de nuestros dos grandes maestros, y especialmente para el crédito de Engels, que murió doce años después de Marx, y siempre fue un defensor fiel de las teorías y la reputación de su gran colaborador, debo recordarle el hecho bien conocido de que el prefacio en cuestión fue escrito por Engels bajo una fuerte presión por parte del grupo parlamentario. En esa fecha, en Alemania, durante los primeros años [18]'de los noventa después de la ley contra los socialistas había sido anulada, hubo un fuerte movimiento hacia la izquierda, el movimiento de los que deseaba salvar el partido se convierta completamente absorbida en el Parlamento lucha. Bebel y sus asociados expresaron el deseo de argumentos convincentes, respaldados por Engels gran autoridad; que deseaban un enunciado que les ayudaría a mantener una mano apretada sobre los elementos revolucionarios.

Era característico de las condiciones del partido en el momento en que los parlamentarios socialistas deben tener la palabra decisiva tanto en la teoría como en la práctica. Aseguraron a Engels, que vivía en el extranjero y, naturalmente, aceptó el aseguramiento en su valor nominal, que era absolutamente esencial para salvaguardar el movimiento obrero alemán de una falla en el anarquismo, y de esta manera ellos le obligaron a escribir en el tono que quisieran. A partir de entonces las tácticas expuestas por Engels en 1895 guiaron los socialdemócratas alemanes en todo lo que hacían y en todo lo que dejaron de hacer, hasta el acabado adecuado de 4 de agosto de 1914. El prefacio fue la proclamación formal de la táctica nada más que al parlamentarismo. Engels murió el mismo año y tenía, por lo tanto, no hay oportunidad para estudiar las consecuencias prácticas de su teoría. Los que conocen las obras de Marx y Engels, los que son familiarmente familiarizado con el espíritu verdaderamente revolucionario que inspiró todas sus enseñanzas y todos sus escritos, se sentirá positivamente cierto que Engels hubiera sido uno de los primeros en protestar en contra de la orgía del parlamentarismo, contra el malgasto de las energías del movimiento obrero, que era característico de Alemania durante las décadas anteriores a la guerra.

El 4 de agosto no llegó como un trueno en un cielo claro; lo que ocurrió el 4 de agosto no fue un giro probabilidad de asuntos, pero era el resultado lógico de todo lo que los socialistas alemanes habían estado haciendo día tras día desde hace muchos años. (Escuchad) Engels y Marx, si hubiera sido posible para ellos vivir en nuestro propio tiempo, lo haría, estoy convencido, han protestado con la máxima energía, y habría utilizado todas las fuerzas a su disposición para mantener el Parte lanzándose al abismo. Pero después de la muerte de Engels en 1895, en el campo teórico de la dirección del partido pasó a manos de Kautsky. El resultado de este cambio fue que en cada congreso anual de las enérgicas protestas de la izquierda contra una política puramente parlamentarista, sus advertencias urgentes contra la esterilidad y el peligro de una política de este tipo, fueron estigmatizados como el anarquismo, anarchizing socialismo, o al menos contra -Marxismo. Lo que pasó oficialmente para el marxismo se convirtió en un manto para todos los posibles tipos de oportunismo, por incumplimiento laboral persistente de la lucha de clases revolucionaria, por cada media medida concebible. Así, la Democracia Social de Alemania, y el movimiento obrero, el movimiento sindical, así, fueron condenados a decaerán en el marco de la sociedad capitalista. Ya no socialistas alemanes y sindicalistas hacen ningún intento serio de derrocar las instituciones capitalistas o poner la máquina capitalista a otra marcha.

Pero ahora hemos llegado al punto, camaradas, cuando somos capaces de decir que nos hemos reunido con Marx, que estamos una vez más avanzar bajo su bandera. Si hoy declaramos que la tarea inmediata del proletariado es hacer que el socialismo una realidad viva y destruir de raíz el capitalismo y rama, al decir esto, tomamos nuestra posición sobre el terreno ocupado por Marx y Engels en 1848; adoptamos una posición desde la cual, en principio, que nunca se movieron. Ha quedado claro largamente lo que el marxismo cierto es, y lo que el marxismo ha sido sustituto. (Aplausos) me refiero al marxismo sustituto que ha sido tan largo el marxismo oficial de la socialdemocracia. Usted ve lo que el marxismo de este tipo conduce a, el marxismo de los que son los secuaces de Ebert, David y el resto de ellos. Estos son los representantes oficiales de la doctrina que se ha pregonado desde hace décadas como mancilla marxismo. Pero, en realidad, el marxismo no podía ir en esta dirección, no se podría llevar marxistas para participar en contrarrevolucionario lado a lado con actividades tales como Scheidemann. Marxismo genuino vuelve sus armas contra aquellos que buscan también falsificarlo. Madriguera como un topo bajo los cimientos de la sociedad capitalista, que ha funcionado tan bien que la mitad más grande del proletariado alemán está marchando hoy bajo nuestra bandera, la norma tormenta de montar de la revolución. Incluso en el campo contrario, aun cuando la contrarrevolución todavía parece descartar, tenemos partidarios y futuros compañeros de armas.

 

[1] Se aprobó el proyecto de programa del Partido Comunista de Alemania en el Congreso de Berlín en diciembre de 1919. El grupo minoritario revolucionario en la democracia alemana dirigida por Rosa Luxemburgo, Karl Liebknecht y Franz Mehring, en primer lugar, se llama a sí mismos el Grupo de la Internacional. La decisión fue tomada el día de Año Nuevo 1916 en la casa de Liebknecht en Berlín. Se habían emitido Die Internationale en abril de 1915 y el documento habían sido prohibidos con prontitud. Desde el 20 de septiembre de 1916 cartas firmadas en nombre de Espartaco (un gladiador tracio que dirigió una revuelta de esclavos contra Roma 73-71 aC) comenzaron a aparecer de forma ilegal. Eran principalmente el trabajo de Luxemburgo. Posteriormente, el grupo llegó a ser conocido como el Spartacusbund. Hasta diciembre de 1918, el grupo se adhirió formalmente al Partido Socialista Independiente como su ala izquierda, pero tenía su propia organización y liderazgo. En el Congreso de Berlín, el 31 de diciembre de 1918, el Spartacusbund cambió su nombre a Partido Comunista de Alemania

 

Ver el documento completo      


Autores internacionales