El 31 de agosto de 1952 retorna a Argentina. El 12 de junio de 1953 la Facultad de Ciencias Médicas certifica que Ernesto Guevara de la Serna ha aprobado todos los exámenes que le permiten graduarse como doctor en Medicina y está calificado para recibir su diploma y ejercer como médico, graduándose en junio de 1953.

El 7 de julio, parte rumbo a Bolivia, primera escala del viaje a Venezuela; el 11 llega a La Paz. Bolivia se encuentra en plena efervescencia revolucionaria. Está algo desilusionado de no poder quedarse, porque considera que es un país muy interesante. El 2 de agosto se produce la reforma agraria y se anuncian batidas en todo el país. Todos los días se escuchan tiros y hay heridos y muertos por armas de fuego. El gobierno muestra casi total inoperancia para detener o aún encauzar a las masas campesinas y mineras.

Conoce a Ricardo Rojo, exiliado político del peronismo. El 16 de agosto salen de Bolivia a Perú. Reanuda el viaje hacia Ecuador; Rojo se queda y Ernesto parte con otro amigo hacia Panamá a bordo de un carguero de la United Fruit; llega a Panamá luego a Costa Rica. A mediados de diciembre sale para Guatemala, atravesando Nicaragua, Honduras y El Salvador. El 20 de diciembre llegan a Guatemala, sacudida por una reforma agraria que expropió tierras de la todopoderosa United Fruit. Gobernada por el presidente populista Jacobo Arbenz, está viviendo una experiencia revolucionaria, desconocida en la historia del país. La lucha contra los monopolios norteamericanos la está convulsionando.

En mayo de 1954, el proceso revolucionario guatemalteco, está tocando fondo; la CIA, apoyada por la United Fruit, prepara un golpe de Estado contra el gobierno de Arbenz. Trescientos mercenarios, encabezados por el coronel Castillo Armas, armados y financiados por la CIA, se están entrenando.

Del 14 al 16 de junio, instalaciones militares y barriadas, son bombardeadas; el incidente ha servido para aunar a todos los guatemaltecos bajo el gobierno. El 25 de junio, Arbenz da la orden de repartir armas al pueblo, pero sus mandos militares se niegan. A las pocas horas, bajo presión de la embajada de Estados Unidos, los militares le exigen al presidente Arbenz, su renuncia. “En Guatemala era necesario pelear y casi nadie peleó. Era necesario resistir y casi nadie quiso hacerlo. Esa fue la primera intervención en serio de la CIA en América Latina. Hoy casi todo el continente les pertenece”, dirá Ernesto Guevara.

Conoce a una peruana, Hilda Gadea, y a algunos de los cubanos exiliados que participaron en el asalto al Cuartel Moncada en Cuba.

El 21 de septiembre de 1954 llegan a México. El país estaba plagado de refugiados latinoamericanos: puertorriqueños, peruanos, venezolanos, cubanos, guatemaltecos, nicaragüenses, incluso dominicanos; todos huyendo de las dictaduras de sus países. Un mes después llega Hilda Gadea. El 18 de mayo de 1955 se casa con ella; tienen una hija llamada Hilda Beatriz.

En junio de 1955, conoce a Raúl Castro Ruz. La segunda semana de julio, en casa de María Antonia González, el Che conoce a Fidel. La conversación con él dura unas diez horas; hablan de la situación internacional, de América Latina, de política y revoluciones, en particular de lo sucedido en Guatemala o la futura revolución contra la dictadura de Batista y lo convence para que participe en la liberación de Cuba.

La Preparación

El invierno de 1955-56 es duro: polvoroso, frío, húmedo de lluvias. Los cubanos van llegando a México en pequeños grupos. El centro de contacto es la casa de María Antonia González. Allí y a otras casas llegarán: Gino, Ciro Redondo, Miguel Sánchez, Guillén Zelaya, Calixto García, Ramón Mejía, Ñico López, Universo Sánchez, Juan Almeida. Las mujeres se dedican a las redes de financiación y construir la infraestructura. Están María Antonia, Orquídea Pino, las hermanas de Fidel, Piedad Solís, Melba Hernández entre otras.

En enero de 1956 comienza para el Che y para los expedicionarios cubanos un largo y riguroso entrenamiento físico y largas caminatas. Fidel consigue permiso para que él y sus hombres practiquen en el campo de tiro Los Gamitos, se consiguen fusiles de mira telescópica y los entrenamientos se prolongan por tres meses.

El arsenal es ya cuantificable: 20 fusiles de caza con mira telescópica, cinco Remington automáticos, 20 automáticas Johnson, algunas subametralladoras Thompson, dos fusiles antitanque de calibre .50, una ametralladora ligera Mauser y una Star, mochilas, cantimploras, botas de Guanajuato. La actividad en Chalco es intensa: prácticas de tiro, largas marchas nocturnas, ejercicios de combate, clases teóricas.

El 20 de junio se pone en marcha la maquinaria represiva de la policía mexicana; huyen, son descubiertos y se rinden pues la policía usaba de escudo a dos de ellos. Se niegan a identificarse y son conducidos a la Dirección Federal de Seguridad. Son torturados con el método del pocito (atados de pies y manos sumergirlos en agua helada).

Es avisado el resto del grupo para que se escondan junto con el armamento. Gutiérrez descubre un plano en el que se encuentra ubicado el Chalco, mandan a hacer un chequeo y Fidel les acompaña.

Todos los detenidos son concentrados en la prisión de Miguel Schultz en la colonia de San Rafael, cárcel previa a la deportación de extranjeros.

Los interrogatorios van encaminados a encontrar una conexión internacional con el comunismo, supuestamente infiltrado en el grupo de cubanos.

El 9 de julio, antes que comience la huelga de hambre, las autoridades migratorias ponen en libertad a 20 detenidos y son “invitados a abandonar el país en vista de que violaron su condición migratoria”. Otros son puestos en libertad, pero deben ir a firmar cada semana.

Obligados a una clandestinidad rigurosa, con sus refugios descubiertos, se ven obligados a buscar nuevos centros de entrenamiento y almacén de armas. Forman un campamento en Mérida y crean una red de domicilios.

En agosto, empiezan a decirle “Che” debido a la costumbre argentina de llamar así a todo el mundo, lo que a los cubanos les resulta gracioso.

Durante una visita a un campamento, Fidel descubre un yate destartalado. El barco mide 19,2 metros y tiene capacidad para 20 personas, entre pasajeros y tripulantes. Se llama Granma. Fidel ordena la movilización de los diferentes grupos para el 24 de noviembre en un embarcadero del río Tuxpan, cercano a Veracruz. Fidel supervisa las tareas de carga. A la 1.30 de la noche del 24 al 25 de noviembre, el Granma arranca sus motores.

Ernesto Guevara, el “Che”, miembro del Estado Mayor con el grado de Teniente y jefe de Sanidad, parte para Cuba, a bordo del yate Granma, junto a 82 revolucionarios combatientes.

El domingo 2 de diciembre, el Granma atraca en Los Cayuelos, cerca de la playa Las Coloradas, en la provincia de Santiago. Han pasado más de siete días. Desembarcaron en un manglar, perdiendo todo el equipo pesado. “Quedamos en tierra firme, a la deriva, dando traspiés, constituyendo un ejército de sombras, de fantasmas; habían sido siete días de hambre y de mareo continuo durante la travesía”.

Fidel ordena ir hacia el monte en dirección a Sierra Maestra, “caminamos a paso lento, los aviones de reconocimiento se suceden continuamente. El 5 de diciembre, acampamos en un bosquecillo a la orilla de un cañaveral en una hondonada rodeada de sierra, fuimos sorprendidos por fuerzas enemigas. El Estado Mayor se retiró al cañaveral y ordenó la retirada en esa dirección caminando, hasta llegar al monte espeso. Marchamos hasta que la oscuridad de la noche y los árboles nos detuvieron, sin estar muy lejos del lugar del encuentro. Resolvimos dormir todos juntos, amontonados, atacados por los mosquitos, atenazados por el hambre. De 83 expedicionarios quedan 17 hombres, aunque siempre existió el mito de que eran 12. El recuento de las víctimas era doloroso y extenso”. El 25 de diciembre abandonan el lugar camino de Sierra Maestra. Al día siguiente Fidel organiza la pequeña tropa.

En la Sierra Maestra

El 15 de enero de 1957, Fidel elige, como bautizo de fuego de su rebelión, el cuartel de La Plata. Son 32 combatientes para el ataque: 18 expedicionarios del Granma y 12 campesinos incorporados. Cuentan con 22 armas para todos.

El 16 de febrero se produce la reunión de Fidel con los dirigentes urbanos y de otros movimientos.

Ellos proponen que Fidel salga de Cuba y vaya a algún país de Latinoamérica para reorganizar el movimiento. Ni diez segundos dura la idea. El planeamiento de Fidel pasaba por una mayor coordinación entre la Sierra y la ciudad, concentración de armas en la propia Sierra, un manifiesto llamando a extender la guerra, ejecución de torturadores, sabotaje a los servicios públicos, campaña económica y culminar con una huelga general.

El 11 de marzo, hay nueva cita y el Che llega el primero al punto convenido. “El día 13 de marzo, mientras esperábamos a la nueva tropa revolucionaria, se dio la noticia por la radio de que se había intentado asesinar a Batista”. El ataque al Palacio Nacional había fracasado. El 16 de marzo llega el refuerzo y las armas enviadas. Ya son 80 hombres. Desde fines de marzo hasta mayo, se suceden los entrenamientos y marchas. Se contacta con los campesinos de la zona de operaciones, para crear centros de apoyo.

El 27 de mayo, Fidel da la orden de salida, a la columna de 80 hombres que realizará el operativo; atacarán el cuartel del Uvero. Serán 8 horas de marcha nocturna para recorrer 16 kilómetros.

El Che pelea ahora y como médico atiende, sin hacer distingos, a los de un bando o a los de otro. A primeros de julio, el Che es ascendido a capitán. Cambia la profesión de médico por la de profesor: organiza círculos de estudio y alfabetiza a algunos combatientes. Fidel creará una nueva columna y le ofrecerá el mando al Che. Hasta ahora era un combatiente más, además de médico y extranjero. El Che instala su campamento en El Hombrito, donde desarrolla a lo largo de la guerra un original sistema logístico para el abastecimiento de la tropa, se construye una armería, talabartería, zapatería, herrería, enfermería, escuela, hospital, lo que permite una permanencia estable a la columna y mayor operatividad en una amplia región.

En la primera semana de septiembre, las columnas de Fidel y del Che, marchan en paralelo. Van a llevar a cabo un accionar en Pino del Agua. El combate tendrá lugar el 16 de septiembre. Durante este mes de separación de las dos columnas, las comunicaciones entre los dos Comandantes serán epistolares; se reencuentran el 8 de octubre. Camilo Cienfuegos entra en la columna del Che. La necesidad de dotarse de un nuevo campamento, y que sea más seguro, hace que se decida por La Mesa, situado por encima del Hombrito y con caminos casi inaccesibles, rodeado de cuatro cerros; parecería una mesa volteada.

Año decisivo

En enero de 1958, el Che reorganiza toda la infraestructura y sienta las nuevas y más firmes bases de cooperación. Como primera medida, ordena siembras especiales a algunos campesinos, a los cuales asegura la compra de la cosecha de frijoles, de maíz, de arroz y al mismo tiempo organiza con algunos comerciantes de los pueblos aledaños, vías de abastecimiento que permitirán llevar a la sierra la comida y algunos equipos. Formó recuas de mulos pertenecientes a las fuerzas guerrilleras que no sólo transportaban comida sino también medicinas. El mimeógrafo nuevo y un generador eléctrico que le regalan, permitirá volver a editar “El Cubano Libre” y concretar el proyecto de radio, que será real a mediados de febrero; sigue la construcción de la armería. El 24 de febrero funda Radio Rebelde en La Mesa. Y se escucha por primera vez: “Aquí Radio Rebelde, la voz de la Sierra Maestra, transmitiendo para toda Cuba en la banda de 20 metros diariamente a las cinco de la tarde y nueve de la noche”.

El 1° de marzo, se forman dos nuevas columnas, que se desgajan de la columna madre. Al frente de ellas estarán, Almeida en la N° 3 y Raúl Castro en la N° 6, para formar un segundo frente, hacia Santiago.

En abril, por orientación de Fidel, se crea la escuela de reclutas Ciro Redondo. El 3 de mayo se celebra nueva reunión de la Dirección Nacional, en los Altos del Mompié. La reunión fue tensa, tras el fracaso de la huelga.

Durante junio se mueven por trillos donde los hombres sólo pueden moverse en fila india o por caminos hechos para caballos y recuas de mulas. “En un medio así, el enemigo no puede emplear tanques y artillería pesada y el uso de la aviación en esta ensalada de montañas es relativo. Allí no resulta fácil hacer tiro directo con cañones, ametralladoras y cohetes y las bombas lanzadas en ramilletes son de poca efectividad”.

A partir del 30, los combates se generalizan y el ejército logra avanzar seis kilómetros, hasta que es detenido por las columnas de Juan Almeida y Ramiro Valdés; 6 días durarán los combates.

El 18 de diciembre se inicia una fuerte ofensiva. El Che ordena el repliegue, días después comprobarán que el ejército había abandonado la zona, arrasando todo el complejo tecnológico agrícola del que tan orgulloso estaba.

La defensa de la Sierra, ante la ofensiva, es estremecedora y diseñada al milímetro. El Che jugará el papel de enlace y coordinador, haciéndose cargo de las comunicaciones y abastos.

El ejército ha apostado en las inmediaciones de Sierra Maestra una fuerza de 10.000 hombres, incluyendo cuerpos de artillería de campaña y de tanques. Sánchez Mosquera, con dos batallones, atacaría subiendo desde las minas del Bueycito hacia Santo Domingo y La Plata. El comandante Corzo subiría desde el central Estrada Palma hacia Las Mercedes y Vegas de Jibacoa para entrar a La Plata por occidente. Otra iría desde la costa. La zona controlada por la guerrilla tenía un diámetro de 120 kilómetros y, entre cada columna militar, no habría más de 7 kilómetros de distancia. Todos lo batallones convergerían en La Plata.

Fidel también concentrará sus columnas, acercándolas a la zona a defender. El Che recibirá la orden de formar la columna N° 8 Ciro García, con los alumnos de la escuela. “Fidel mantuvo el principio de que no importaban los soldados enemigos, sino la cantidad de gente que necesitáramos para hacer invulnerable una posición y que a eso debíamos atenernos. Esa fue nuestra táctica y por ello todas nuestras fuerzas se juntaron alrededor de la comandancia para ofrecer un frente compacto”. No había más de 200 fusiles útiles cuando el 25 de mayo empezó la ofensiva; ésta durará casi tres meses. El primer choque se produce en La Herradura, cuando la vanguardia de un batallón cae en una emboscada. Serán 30 horas de resistencia a bombardeos de mortero y aviación.

En agosto, nuevos refuerzos suben, con tanques al frente. Fidel ve llegado el momento de la ofensiva final, aprovechando la debilidad militar del enemigo.

Se estableció entonces la estrategia final, atacando 3 puntos: Santiago de Cuba, sometido a un cerco elástico; Las Villas, adonde debía marchar el Che y Pinar del Río, en el otro extremo de la Isla, adonde iría Camilo Cienfuegos, ahora comandante de la columna 2, Antonio Maceo. El 18 de agosto Fidel anuncia, por Radio Rebelde, el fin de la ofensiva y la salida de “columnas invasoras” desde la Sierra Maestra hacia otros puntos de la isla. El 21 Fidel extiende una orden por escrito: “Se asigna al Comandante Ernesto Guevara la misión de conducir desde la Sierra Maestra hasta la provincia de Las Villas una columna rebelde y operar en dicho territorio de acuerdo con el plan estratégico del Ejército Rebelde”.

La columna N° 8 Ciro Redondo partirá de Las Mercedes entre el 24 y el 30 de agosto. “Se nombra al Comandante Ernesto Guevara Jefe de todas las unidades rebeldes del Movimiento 26 de Julio que operan en la provincia de Las Villas, tanto en las zonas rurales como urbanas, y se le otorgan todas las facultades, integrar un solo Cuerpo de Ejército, para vertebrar y unificar el esfuerzo militar de la Revolución. Organizar unidades locales de combate y designar oficiales del Ejército Rebelde hasta el grado de Comandante de Columna. La Columna N° 8 tendrá como objetivo estratégico batir incesantemente al enemigo en el territorio central de Cuba e interceptar hasta su total paralización los movimientos de tropas enemigas por tierra desde Occidente a Oriente, y otros que oportunamente se le ordenen. Firma Fidel Castro, Comandante Jefe. Sierra Maestra”. Dos días antes se le ha entregado una orden similar a Camilo Cienfuegos para que conduzca la Columna N° 2, Antonio Maceo, también hacia el occidente de la isla.

El 31 de agosto el Che parte de El Jíbaro hacia territorio de Las Villas, de noche, con 4 caballos y 140 hombres. La columna está formada por cuatro pelotones: vanguardia, comandancia, cuerpo médico y cuerpo de guardia.

En toda Cuba se sabe que el Comandante Guevara ha llegado a la provincia de Las Villas y ha roto el cerco; es posible cortar la isla en dos, llegar al Escambray, rehuyendo enfrentamientos y combates. La tarea inmediata estaba definida: había que hostigar al aparato militar de la dictadura, sobre todo en cuanto a sus comunicaciones e impedir la realización de las elecciones.

El objetivo central de la invasión se irá cumpliendo a lo largo de noviembre; se bloquea la carretera de Trinidad a Sancti Spíritus y la carretera central que atraviesa la isla queda obstaculizada al cortar el puente sobre el río Tuinicú; también se incluyen los sabotajes a la vía férrea.

En esos momentos llega Aleida March; era una combatiente revolucionaria que estaba luchando en la clandestinidad en la provincia de Las Villas, buscada por la policía; la dirección del movimiento le ordenó que permaneciera en el Escambray.

El Che situó su puesto de mando en Manacas, cerca del Pedrero. El 4 de diciembre sale al aire la planta radial 8CR y se funda el periódico El Miliciano.

El último obstáculo, antes de llegar a Santa Clara, es la ciudad de Placetas y ésta caerá el 25 de diciembre. Se dirige a Yaguajay para entrevistarse con Camilo. En el central Narcisa es la reunión. Cae la ciudad de Puerto Padre, en el Oriente, que se convierte en el primer puerto libre de Cuba.

El 26 de diciembre toma Remedios y Caibarién. Instala su cuartel general en el hotel Tullerías de Placetas. El 27 se reúne con Ramiro Valdés; después de analizada la situación, deciden ir sobre Santa Clara.

Solicita a la Universidad Central de Las Villas que se le envíe un compañero con planos de la ciudad y sus accesos. Entre las 11 y las 12 parten los pelotones de la columna 8.

El 28 de diciembre llega a la Universidad de Santa Clara, donde establece su comandancia, improvisando un hospital en la facultad de Pedagogía. A las 8 de la mañana inicia la marcha sobre la ciudad. Atacan un tren militar con tropas y pertrechos enemigos. Comienzan a volar sobre el tren los primeros cócteles molotov. Han conquistando 3 de los 22 vagones y mantiene la presión sobre el resto. El botín es impresionante: cañones antiaéreos, ametralladoras del mismo tipo, fabulosas cantidades de municiones. La emisora CMQ transmite el mensaje: “Atención, la columna 8, Ciro Redondo del Ejército Rebelde del Movimiento 26 de Julio, dentro de unos momentos transmitirá su programa al pueblo de Cuba y especialmente al de Las Villas, sobre el avance de la Revolución Cubana. Continúa el avance de las fuerzas rebeldes de la columna 8 que asedian Santa Clara. Más de 300 soldados y oficiales pertenecientes al cuerpo de ingenieros del ejército acaban de rendirse”.

El enfrentamiento más violento del día se está produciendo en la estación de policía, donde resisten cerca de 400 policías y soldados apoyados por tanquetas. Contra ellos va el pelotón del Vaquerito. Se había logrado tomar la central eléctrica y toda la parte noroeste de la ciudad,.

Esa mañana se combate en toda la ciudad. La lluvia de balas que cae sobre la estación de policía desmoraliza a la tropa. Con la caída del cuartel Leoncio Vidal termina la batalla de Santa Clara.

El triunfo

A las 3.15 de la madrugada del 1° de enero de 1959, cuatro aviones despegan del campamento militar de Columbia en los alrededores de La Habana. Antes de subir a ellos, Fulgencio Batista, deja a cargo del país al general Cantillo, desapareciendo hacia el exilio.

A Fidel le llega la noticia de la fuga de Batista, le huele a golpe de Estado y decide llamar a sus capitanes para ir sobre Santiago; escribe: revolución sí, golpe militar no. Hace un llamado a la huelga general.

Desde Radio Rebelde, impulsa la ofensiva final. Ordena el movimiento de las columnas del Che y Camilo rumbo a La Habana, la del Che debe tomar la fortaleza de La Cabaña y Camilo el bastión batistiano de la guarnición de Columbia, en la capital. A la columna de Víctor Mora ordena tomar las ciudades de Camagüey, Guantánamo, Holguín y Victoria de las Tunas. Se decreta la huelga general en Santiago a partir de las 3 de la tarde.

A las 9 de la noche del 1° de enero se pacta la rendición de Santiago. Fidel entra en la capital del Oriente, le toma juramento al magistrado Manuel Urrutia como presidente de la república y anuncia su marcha a La Habana.

Camilo sale desde Santa Clara, al amanecer siguiente, en dirección a La Habana. El Che lo hace a las 3 de la tarde, llegando a Matanzas al atardecer.

Al dejar Santa Clara, el Che proclama: “Sepa el pueblo de Las Villas que al retirarse nuestra columna invasora, enormemente aumentada por el aporte de los hijos de este pueblo, lo hacemos todos con el sentimiento de dejar un lugar querido y profundos afectos personales. Invito a mantener el mismo espíritu revolucionario para que en la gigantesca tarea de la reconstrucción también sea Las Villas vanguardia y puntal”.

La primera columna en entrar en la ciudad de La Habana es la Angel Ameijeiras, luego llega Gutiérrez Menoyo con su II Frente. A las 5.15 de la tarde entran las avanzadas de la columna de Camilo en Columbia sin encontrar oposición.

Ya entrada la noche el Che contempla, desde las afueras, la vieja ciudad de la que tanto le han hablado. Se adelanta con tres coches por el camino de Boyeros y se dirige directamente al campamento de La Cabaña. Entra caminando, ante la desconfianza de los centinelas; lo recibe un militar Varela, que inmediatamente le entrega el mando. Al día siguiente reúne a los 3.000 soldados que integran la fortaleza y a los rebeldes: “los guerrilleros deben aprender disciplina de ustedes y ustedes deben aprender de los guerrilleros cómo se gana una guerra”.

El 8 de enero, desde la fortaleza de La Cabaña, el Che escucha los clamores que se producen con la entrada de Fidel a La Habana. En sólo un día Fidel consolida su liderazgo popular indiscutible. La policía se pone a las órdenes del ejército rebelde. Se organiza la seguridad del Estado. Lo cierto es que el pequeño y confiable ejército rebelde, es la principal garantía de que la revolución no será interrumpida o abortada.

El Che incauta los archivos del Buró de Represión de Actividades Comunistas (BRAC), y en rueda de prensa muestra pruebas de un atentado contra Fidel organizado por el BRAC.

El 13 de enero inaugura la Academia Militar Cultural en La Cabaña, cuya principal tarea será alfabetizar a sus campesinos rebeldes. Para los de mayor nivel, clases cívicas, de historia, geografía y economía de Cuba, economía y sociedad en Latinoamérica, problemas sociales y políticos internacionales, así como clases militares.

También se diseña un plan de actividades culturales y deportivas para el desarrollo integral de los combatientes.

Crea un sistema de producción para el autoconsumo de la tropa con el nombre de: Empresa Cabaña Libre.

Se enjuicia y fusila a los asesinos y torturadores del régimen batistiano. Se castigaba décadas de ejecuciones masivas, secuestros, desapariciones, torturas, cárceles y, además, las matanzas perpetradas por el ejército durante los terribles bombardeos aéreos y terrestres a los que sometió las zonas rurales y urbanas desde Sierra Maestra hasta Santa Clara.

El 21 de enero Fidel contraataca la campaña de difamación, en un discurso pronunciado ante el Palacio Nacional, comparando los crímenes de la dictadura con los de Nüremberg y ratificando el derecho a la justicia popular y a los fusilamientos.

El 21 de enero llegan a La Habana Hilda Gadea y su hija Hilda Guevara, de casi tres años. Se habla del divorcio; Hilda Guevara sería educada en Cuba.

El 27 de enero da una conferencia en la Sociedad Nuestro Tiempo: “Creo que al hablar de la proyección social del ejército rebelde, nos estamos refiriendo concretamente al sueño que Martí hubiese realizado”. Sobre la huelga de abril, dice: “el 26 de Julio salió fortalecido y la experiencia enseñó a sus dirigentes una verdad preciosa, que la revolución no pertenece a tal o cual grupo sino que debía ser la obra del pueblo cubano entero”.

El 7 de febrero se promulga la Ley Fundamental de la República de Cuba, que mantiene vigentes los postulados básicos de la Constitución de

1940, con modificaciones, por ejemplo la del artículo 12, “De la nacionalidad” a la que se añade: “Son cubanos por nacimiento... los extranjeros que hubiesen servido a la lucha armada contra la tiranía derrocada el 31 de diciembre de 1958, en las filas del ejército rebelde, durante dos años o más y hubiesen ostentado el grado de Comandante durante un año por lo menos, siempre que la ley disponga”.

Se le concede al Che la ciudadanía cubana. Es declarado ciudadano cubano por nacimiento por decisión del Consejo de Ministros: “Me he sentido guatemalteco en Guatemala, mexicano en México, peruano en Perú y naturalmente me siento argentino aquí y en todos los lados”. Es nombrado jefe del Departamento de Capacitación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

El 20 de marzo asiste a la reunión de jefes de ejércitos en su calidad de jefe del Departamento Militar de La Cabaña. Trabaja en el Departamento de Industrialización del Instituto Nacional de la Reforma Agraria.

Al día siguiente aparece la revista Verde Olivo, como órgano de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, de la cual el Che es fundador y colaborador. Otro proyecto muy querido será Prensa Latina, agencia de noticias independiente que pusieron en marcha los corresponsales latinoamericanos acreditados en Sierra Maestra, encabezados por el argentino Massetti.

El 22 de mayo recibe la sentencia de su divorcio con Hilda Gadea y el 2 de junio se casa con su compañera Aleida March, tienen cuatro hijos: Aleidita, Camilo, Celia y Ernesto.

El 25 de mayo, Fidel firma el decreto en el que lo ratifica como Comandante del Ejército Rebelde.

El Che ha estado escribiendo en este tiempo, el texto “Una revolución que comienza”. En el artículo hace una historia resumida de la revolución y analiza el impacto que podría tener en América Latina: “...constituimos en este momento la esperanza de la América irredenta. Todos los ojos, los de los grandes opresores y los de los desesperanzados, están fijos en nosotros...”.

El día 9 de junio es designado embajador itinerante; visitará varios países de Africa y Asia. Parte el día 12, llega el día 16 a la República Arabe Unida. Visita Damasco, el canal de Suez, Alejandría, Gaza.

El 30 de junio parte para la India; en Bombay visitará la mezquita de Jama Masjid, donde fue incinerado el cadáver de Mahatma Gandhi, creador de la resistencia pasiva como filosofía política. Ante sus compañeros de delegación, comentará: “La resistencia pasiva en América Latina no sirve, la nuestra tiene que ser activa”.

El 7 de julio llega a Conakry, capital de Guinea. El 12 parte para Birmania. El 14 llega a Bangkok, capital de Tailandia. Parte para Tokio el día 15. El 27 sale de Tokio rumbo a Indonesia, haciendo escala en Hong Kong, Bangkok y Kuala Lumpur, llegando a Jakarta el 30. El 2 de agosto visita Java, y regresa a Jakarta. El día 3 visitará la embajada de Vietnam. De Indonesia parte para Singapur, en Malasia. Entre el 6 y 7 de agosto realiza una visita a Ceilán, desde donde parte Pakistán, el día 8; reafirma que Asia, Africa y América Latina deberían unirse a los países socialistas para luchar contra el imperialismo.

El 11 de agosto parte para Yugoslavia, con breve escala en El Cairo y Atenas. Llega el día 12 a Belgrado para realizar una visita oficial de seis días; es el primer país socialista que visita. Recorre las repúblicas yugoslavas Servia, Croacia, Eslovenia, Bosnia-Herzegovina, Montenegro y Macedonia.

El 21 parte para Sudán, haciendo escala en El Cairo; permanece dos días en Jartúm. El 25 viaja de Jartúm a El Cairo. Al día siguiente parte para Roma haciendo escala en Madrid. Vuelve a Madrid el día 28 y el 29 visita Sevilla. Su siguiente destino será Casablanca, en Marruecos.

El 2 de septiembre regresa a Madrid, donde permanece una semana. Por fin, el 8 de septiembre, vuelve a Cuba después de casi tres meses de ausencia.

El 7 de octubre, en una reunión del Instituto de Reforma Agraria, Fidel le comunica su nombramiento como jefe del Departamento de Industrialización, de dicho Instituto; todo ello sin renunciar al cargo que ya ostenta: jefe del Departamento de Instrucción de las Fuerzas Armadas.

Necesita prepararse para su nueva profesión y recurre al economista Salvador Vilaseca. A lo largo del mes recibe clases de matemáticas superiores, dos veces a la semana, martes en la noche y sábados a las ocho de la mañana. Aprenderá álgebra superior, trigonometría, análisis matemático, geometría, cálculo infinitesimal, cálculo diferencial e integral y ecuaciones diferenciales. Recibirá clases hasta junio de 1964. Después, juntos estudiarán programación lineal durante un año.

El 23 de noviembre tiene lugar el primer día de trabajo voluntario de carácter masivo, en Cuba.

El Che convoca masivamente a los trabajadores de Manzanillo a realizar una jornada de trabajo voluntario. El trabajo será construir, en el Caney de las Mercedes, una ciudad escolar, que se llamará Camilo Cienfuegos. El trabajo diario lo llevan a cabo los soldados del ejército rebelde, muchos de ellos de la columna 8. Pero... hoy es domingo, su día de descanso. A los soldados se unen los zapateros de Manzanillo, los campesinos de la sierra. El Che, llega a las 8 de la mañana, se va para la cantera a triturar piedra con un mazo. Esto lo repetirá varios domingos.

El 26 de noviembre es designado por el Consejo de Ministros Presidente del Banco Nacional de Cuba. A poco de andar la revolución, se vio que había un cuello de botella, en el que los programas económicos y los deseos de avance rápido de la revolución quedaban estrangulados, y era precisamente el nivel de las instituciones de crédito. Sin embargo, el respeto que sentían muchos por la capacidad intelectual del doctor Felipe Pazos hizo que se demorara bastante tiempo dar el paso definitivo para colocar allí una figura, evidentemente mucho menos importante desde el punto de vista intelectual, que no sabía de bancos, pero que respondía a los lineamientos del gobierno revolucionario.

Debido a su nombramiento, cede responsabilidades en el Departamento de Industria del INRA. El Departamento ya controla 41 pequeñas y medianas empresas, con una plantilla de 2253 obreros.

El 27 de noviembre toma posesión y dicta las primeras medidas para controlar las reservas de divisas. Al encargarse de una serie de tareas nuevas, vio que no era solamente el deseo o no de hacer las cosas lo que frenaba las instituciones bancarias, la función crediticia; era el mismo sistema creado.

La actividad en esta época es frenética; Banco Nacional, Departamento de Industria, Educación del Ejército, trabajo de voluntario, conferencias, reuniones, escribe manuales, recibe clases de matemáticas, la familia... Se negó a tener más de un salario, a pesar de los dos cargos: gana 440 pesos.

El 28 de diciembre es nombrado Doctor Honoris Causa, por la facultad de Pedagogía, de la Universidad Central de Las Villas, Santa Clara.

Hacia el Socialismo

El 26 de enero de 1960, clausura un ciclo de conferencias sobre el Banco Nacional de Cuba. Trabaja en un proyecto sobre el cambio de moneda y en otro sobre la nacionalización de la banca. Cuba todavía es una sociedad de mercado; la parte nacional es mínima.

El tema de la sociedad de mercado, la deuda externa, el desempleo creciente, el nacionalismo de izquierdas que representa la revolución... van a estar presentes, a partir de ahora, en el replanteamiento de lo que debe ser Cuba en un futuro.

El 4 de marzo, cuando el Che va camino del Banco, se produce la explosión del La Coubre, un barco francés cargado con 70 toneladas de armas belgas. No se sabe si ha sido accidente o sabotaje. Al día siguiente será el funeral y entierro en el cementerio de Colón. Desde la tribuna instalada para el sepelio, Fidel pronuncia, por primera vez, el lema de la revolución: “Patria o muerte”. El comandante Che Guevara pasará a convertirse en una imagen mística, gracias a la foto que, en esos instantes, le hace el fotógrafo de la Revolución, Alberto Díaz, “Korda”: “Al verlo metido en el encuadre de la cámara, con esa expresión, casi me produce un sobresalto de impacto. Intuitivamente aprieto el obturador”.

En el mes de agosto se nacionalizan 36 centrales azucareras norteamericanas, sus tierras de cultivo, refinerías, empresas telefónicas y eléctricas.

En estos cuatro meses de cambios profundos en la industria, el Che, previéndolos, trató que su Departamento de Industria estuviese preparado, con la estructura necesaria y la planificación pensada, para poder hacerse cargo del denso sector industrial que tendría que asumir. Desde el Banco Nacional, trata de evitar la fuga de divisas; dio rápidas órdenes de retirar el oro que estuviese en bancos norteamericanos, así como preparar la liquidación de los bancos paraestatales de Batista. Hay que monopolizar el comercio exterior; es el siguiente paso.

El 28 de septiembre participa en el acto de constitución de los Comités de Defensa de la Revolución, CDR.

Unos días antes dejó de ser presidente del Banco Nacional; va a iniciar una nueva gira de dos meses de duración. Parte el 22 de octubre, al frente de una delegación económica, hacia Europa Oriental. El 23 llegan a Praga. El 29 llega a Moscú e inicia las negociaciones.

El 8 de noviembre por la noche sale para Leningrado. Las conversaciones durarán hasta el 14, cuando parte para Stalingrado. El 15 es su último día de estancia en la URSS. Al día siguiente partirá a la República Popular China. El 1° de diciembre llega a la República Popular Democrática de Corea. El día 7 regresa a Moscú. El 13 de diciembre parte para la República Democrática Alemana. Conoce a Tamara Bunke (que luego se convertirá en Tania la guerrillera), como traductora.

El 19 de diciembre vuelve a Moscú para firmar el acuerdo final. La delegación cubana logra cerrar varios acuerdos en los países del bloque socialista. El 23 retorna a La Habana.

La construcción de un país

El 23 de febrero de 1961 se crea el Ministerio de Industria, para organizar las empresas nacionalizadas. El Che es nombrado ministro de Industria. El organigrama estará formado por cuatro áreas: industria básica, industria ligera, planificación y construcción. El 26 de febrero crea un batallón de trabajadores voluntario del Ministerio de Industria, para trabajar en el reparto Martí. El día 27 de febrero jura como ministro de Industria, ante el Presidente de la República. Su lema será: Discusión colectiva, responsabilidad única. Reuniones semanales de análisis y... clases de ciencias y letras para sus escoltas que el Che pagaba de su bolsillo.

El 8 de abril preside una reunión del ministerio de Industria con el fin de estudiar el problema de la falta de suministro de piezas de repuesto, para las industrias, debido al cerco económico norteamericano. Se crearán Comités de Piezas a nivel de fábricas y racionamiento del uso de bienes importados.

El 10 de abril, en reunión de su ministerio llama al trabajo voluntario, a todos sus funcionarios y empleados, para que acudan a la campaña de la zafra.

En mayo, durante la reunión del Consejo del Ministerio, propone hacer trabajo voluntario en los muelles; él, lo realizará el día 7 en los muelles de la Machina, Paula y San Francisco, estibando materias primas.

El 2 de agosto, parte hacia el Uruguay, al frente de una amplia delegación cubana, para participar en la Conferencia Interamericana del Consejo Económico (CIES), que se desarrollará en Punta del Este. El 5 de agosto llega a Montevideo. El 8 interviene en la sesión del CIES: “Hay una larga cadena que nos lleva a desembocar aquí (...) Por todo esto que he relatado es por lo que considero que la revolución cubana no puede venir a esta asamblea de ilustres técnicos a hablar de cosas técnicas. (...) ¿No tienen un poco la impresión de que se les está tomando el pelo? Se dan dólares para carreteras, se dan dólares para caminos, se dan dólares para hacer alcantarillas (...) ¿por qué no se dan dólares para equipos, dólares para maquinaria, dólares para que nuestros países subdesarrollados puedan convertirse en países industriales agrícolas de una sola vez? Los expertos sugieren sustitución de latifundios y minifundios por fincas bien equipadas. Nosotros decimos ¿quieren hacer la reforma agraria? Tomen la tierra al que tiene mucha y dénsela al que no la tiene (...) Lo que nunca admitiremos es que nos coarten nuestra libertad de comerciar y tener relaciones con todos los pueblos del mundo”.

El 16 tiene una segunda intervención, ante el plenario del CIES; fundamenta el voto de abstención de la delegación cubana: bajo el esquema de la Alianza para el Progreso propuesto, los países subdesarrollados tardarían 500 años en alcanzar el mismo ingreso por habitante de los países desarrollados.

El 17 de agosto, en Cuba tiene lugar el cambio de moneda; los billetes llevan su firma: Che.

El 18 habla en la Universidad de Montevideo: “...sólo hay un enemigo común en este momento que es el que reúne todas las enemistades que puedan caer sobre nuestro pueblo: es el que significa pereza, es el que significa opresión de cualquier tipo; el que significa asesinato, el que significa opresión política, el que significa opresión económica, el que significa distorsión de

nuestro desarrollo, el que significa incultura; todo eso lo significa el imperialismo”.

El 23 informa a Cuba de su reunión en Punta del Este: “Teníamos la tarea de ir a trabajar con las hermanas repúblicas de Latinoamérica, ir a tratar de movilizar la conferencia hacia planos más acordes con el interés de los pueblos, a desenmascarar al imperialismo, y a tratar de contraponer a sus intentos de aislarnos y aislarlos a ellos...”.

El 5 de septiembre es nombrado ministro de Trabajo, por la ausencia de su titular.

El 16 de diciembre iza la bandera roja y blanca, de Territorio Libre de Analfabetismo, en la base militar de San Julián, en Guane, provincia Pinar del Río.

El 21 de enero de 1962, acompañado de 200 trabajadores del ministerio de Industria, corta caña en la II Zafra del Pueblo, en la cooperativa cañera Ramón González Coro, en Quivicán, provincia Habana.

El imperio ataca

En febrero, el gobierno de John Kennedy, pone en marcha la operación Mangosta; el primer calendario de operaciones, consiste en acciones guerrilleras, en territorio cubano, en los meses de agosto y septiembre, para ir a una revuelta en la primera semana de octubre, culminando con un nuevo gobierno, a fines de ese mes. De febrero a agosto, se producen 716 sabotajes organizados por la CIA, con gran pérdida de vidas humanas y pérdidas económicas.

El 1° de febrero inaugura la Escuela de Capacitación Técnica, para 500 alumnos, en Santa Clara. Al día siguiente pronuncia un discurso, en el acto de inauguración del curso 62-63, en la Universidad de Las Villas.

El 14 de julio dirige la reunión trimestral del ministerio de Industria; hubo problemas sobre las importaciones de una empresa farmacéutica. “Habíamos logrado detener el estilo de Escalante aquí en el ministerio y se ha caído en una zanja de irresponsabilidades... Nosotros por falta de práctica de los principios revolucionarios (...) comenzamos a coexistir con el error, de tender a hacer explicaciones del por qué no hay, en vez de solucionarlos (...) Debemos tener la duda metodizada ante cualquier denuncia, compruébenlo, la más absurda, ténganla en la cabeza, compruébenla (...) Tenemos la menos mala de la administración estatal, no la mejor (...) La mayoría de los dirigentes sindicales son gente que no tiene apoyo de masas (...) Aquí se hicieron los sindicatos mecánicamente (...) No han sido capaces de juntar gente para ir a cortar cuatro cañas (...) Muchos compañeros creyeron estar libres de deberes y adquirir sólo derechos (...) Estamos en un momento difícil. No podemos darnos el lujo de castigar los errores, quizá dentro de un año podremos hacerlo. ¿Quién va a despedir al ministro de Industria que firmó un plan en noviembre pasado que decía que se producirían 10 millones de zapatos y quién sabe qué tantas barbaridades más?”.

El 13 de agosto el embajador soviético Alekseiev le entrega a Fidel el acuerdo sobre instalación de las bases de misiles nucleares, Fidel se lo entrega al Che tras revisarlo, para que lo lleve personalmente, a la Unión Soviética.

Llega a Moscú el día 27, para tratar “asuntos económicos”. De Moscú partirá hacia Praga, a donde llega el 2 de septiembre. El 5 de septiembre parte para Cuba.

Los servicios secretos norteamericanos, gracias a sus aviones espías U2, habían descubierto, en Cuba, la construcción de las bases de lanzamiento de misiles.

El presidente Kennedy es informado de que se trata de bases defensivas; se le informa también del fracaso de los sabotajes y atentados previstos por la CIA en el proyecto Mangosta, que tendría que estar en sus últimas fases, para concluir con el derrocamiento de la revolución. La campaña, ahora, será la denuncia de la existencia de armas soviéticas en la isla. El día 15 llega a Mariel, el primer misil ruso, a bordo del carguero Poltova. Es trasladado a la base de San Cristóbal.

En la revista Cuba Socialista escribe el artículo “El cuadro, columna vertebral de la Revolución”: “Un cuadro es un individuo que ha alcanzado el suficiente desarrollo político como para poder interpretar las grandes directivas emanadas del poder central, hacerlas suyas y transmitirlas como orientación a la masa, percibiendo además las manifestaciones que ésta haga de sus deseos y sus motivaciones más íntimas...”.

El 28 de septiembre interviene en la reunión del Consejo de Dirección del ministerio de Industria, su preocupación será la calidad. “Hay que ser exigente en todas esas cosas de consumo popular, hay que hacerlo lo mejor posible”.

El 15 de octubre llega la confirmación: los aviones U2 descubren los componentes de una base MRM, para proyectiles tierra-tierra, sin poder confirmar si portan cabeza nuclear.

El 20 de octubre interviene en el II aniversario de la integración de las organizaciones juveniles: “...El joven comunista no puede estar limitado por las fronteras de un territorio, el joven comunista debe practicar el internacionalismo proletario y sentirlo como cosa propia (...) Habría muchas cosas de qué hablar. Pero también tenemos que cumplir con nuestros deberes. Y aprovecho para explicarles por qué me despido de ustedes, con toda mala intención si ustedes quieren. Me despido de ustedes, porque voy a cumplir con mi deber de trabajador voluntario a una textilera; allí estamos trabajando desde hace ya algún tiempo (...) En todo caso, en la próxima asamblea el año que viene les contaremos el resultado. Hasta entonces”.

El 22 de octubre el presidente Kennedy dispone el bloqueo naval contra Cuba y demanda a la Unión Soviética, la retirada de los cohetes y armamentos estratégicos situados en Cuba. Ha estallado la denominada: “Crisis de los misiles” o “crisis de octubre”.

El 23 de octubre se decreta en Cuba “alarma de combate” que sólo se establece en casos de grave peligro para la nación. El Che es designado al frente del Ejército occidental, estableciendo su comandancia en la Cueva de los Portales, en Pinar del Rí